Cultura empresarial: ir un paso más allá

Comparte este artículo

Sander kamstra
Written by Sander Kamstra
Sander Kamstra es director y uno de los fundadores de Payt. Es un emprendedor de alma y corazón. Le gusta trabajar con personas que están tan motivadas como él para alcanzar el éxito estableciendo las prioridades adecuadas y tomando decisiones inteligentes.

Me llamo Sander Kamstra, director y uno de los fundadores de Payt. Al pasar de ser una idea de ático a una organización seria, me encuentro regularmente con momentos que creo que afectan a nuestra cultura corporativa. Con esta serie de blogs, intentaré describir cada mes una situación que muestre quiénes somos como empresa. Les daré un vistazo a la vida en Payt.

El caso: Una empresa de contabilidad se pone en marcha con una característica inusual

Comenzamos esta serie con una empresa de contabilidad que ha completado la implementación de Payt bajo la guía de uno de nuestros consultores de implementación. Esta orientación no es siempre necesaria, pero si un cliente quiere añadir funcionalidades específicas, es importante. La administración de la empresa de contabilidad está en marcha y están muy contentos con los resultados que han conseguido hasta ahora con el software.

Una tarde, uno de los otros directores de Payt está mirando la configuración de una serie de nuevos clientes. Sólo por interés. Se dio cuenta de que se había configurado una parte del software que es inusual para una empresa de contabilidad. En concreto, que el propio deudor pueda solicitar una propuesta de acuerdo de pago a través de una pantalla de solicitud en su portal de facturas. Esto se desarrolló en su día para el sector de la educación, para que los propios estudiantes pudieran indicar qué acuerdo de pago podían cumplir. ¿Pero para una empresa de contabilidad? Bastante inusual.

Ahora bien, esta pequeña pieza de software no supone un mundo de diferencia. Pero aún así, ofrecer activamente la posibilidad de proponer un acuerdo de pago llevará a muchos más acuerdos de pago. ¿Es esto lo que quiere nuestro cliente?

Interesado por el motivo de la activación de esta funcionalidad, el director respectivo llama al consultor de implementación para conocer este motivo. Al recibir una respuesta no concluyente, el director decide llamar al cliente. Al fin y al cabo, lo que quiere es saber el motivo. En un minuto, quedó claro que esta funcionalidad se puede volver a desactivar. El cliente había entendido mal que, cuando esta funcionalidad estaba activada, él mismo ya no podía hacer un acuerdo de pago si la situación lo requería. El cliente quedó completamente satisfecho, aunque debió preguntarse qué era lo que nos preocupaba tanto.

Ante una situación así, muchas organizaciones -y nosotros también- se olvidan de dar el paso más importante. Utilizar el ejemplo para educar a las partes interesadas y a las otras posibles partes interesadas sobre cómo manejamos situaciones como esta aquí, en Payt. Nuestra cultura empresarial. Ayuda enormemente si todos nos atrevemos a compartir nuestros obstáculos o errores. La gestión de una empresa también está lejos de ser impecable.

Mientras tanto, somos lo suficientemente buenos y juntos seguiremos creciendo. Estoy convencido de que en una cultura así se cometen menos errores y noto que la gente está contenta con el crecimiento que puede experimentar personalmente.

Illustration of: Today at Payt
Cultura empresarial: el gatekeeper
En esta serie de blogs, quiero ofrecerle un vistazo a un día en Payt. ¿Cómo enfocamos las cosas y cómo resolvemos los problemas? Esto forma parte de la cultura de la empresa. En este blog podrá leer sobre lo que consideramos importante a la hora de contratar a un nuevo empleado.
Cultura empresarial: ir un paso más allá
En esta serie de blogs, quiero ofrecerte un vistazo a un día en Payt. ¿Cómo enfocamos las cosas y cómo resolvemos los problemas? Esto forma parte de la cultura de la empresa. En este blog, podrá leer cómo pensamos junto con nuestros clientes.
Ilustración de un calendario con un reloj
Reduzca su pila de facturas pendientes con este enfoque
A los deudores no les importan mucho los plazos de pago convencionales de 30 o 60 días, sino que utilizan sus propios plazos de pago internos. Sin embargo, ¡Un término de pago inusual es más notable!