Cultura empresarial: el gatekeeper

Comparte este artículo

Sander kamstra
Written by Sander Kamstra
Sander Kamstra es director y uno de los fundadores de Payt. Es un emprendedor de alma y corazón. Le gusta trabajar con personas que están tan motivadas como él para alcanzar el éxito estableciendo las prioridades adecuadas y tomando decisiones inteligentes.

Me llamo Sander Kamstra, director y uno de los fundadores de Payt. Al pasar de ser una idea de ático a una organización seria, me encuentro regularmente con momentos que creo que afectan a nuestra cultura corporativa. Con esta serie de blogs, intentaré describir cada mes una situación que muestre quiénes somos como empresa. Les daré un vistazo a la vida en Payt.

El caso: contratar a un nuevo empleado, ¿qué es lo que realmente importa?

Nuestra empresa se dedica a crear software. Ofrecemos software como servicio, también llamado SaaS. En los primeros años, nosotros mismos ideamos casi todas las nuevas características. Pero con el crecimiento de nuestra base de clientes, las nuevas ideas provienen cada vez más de nuestros clientes. Estas ideas provienen de ventas, el soporte, las implementaciones, los seminarios web, las fiestas de cumpleaños, etc. Recogemos todas las nuevas funcionalidades en Github (una plataforma de desarrollo) y tenemos reuniones semanales para priorizarlas y asignarlas a los desarrolladores. Los desarrolladores tienen un contacto regular con los clientes para los que hacen el software. Por lo tanto, buscamos desarrolladores dentro de Payt a los que también les guste comunicarse con los clientes y lo vean como un complemento a su trabajo de desarrollo.

Actualmente, tenemos una vacante para un desarrollador frontend senior en los Países Bajos. Un joven se presentó el mes pasado, graduado hace un año y medio. Todo era correcto; es inteligente, tiene experiencia relevante y está motivado, lo vimos todo en nuestras mentes. Dos desarrolladores con 20 años de experiencia relevante ya habían hablado con él y estaban entusiasmados. Tenía conocimientos de todos los programas informáticos utilizados y también de los nuevos, que no utilizamos por el momento.

Nuestra seleccionadora de personal había hecho la primera toma de contacto. También estaba muy entusiasmada. Pero algo le había llamado la atención. Le daba mucha importancia a la etiqueta “senior”. Sin embargo, fue suficiente para una tercera entrevista. Pronto la discusión estuvo donde debía estar. No sobre el contenido, sino sobre las exigencias salariales y sobre el hecho de que los juniors no tuvieran conocimientos suficientes. La prueba de fuego había sido superada.

Lo consultamos con la almohada, pero intuía que no debíamos hacerlo. En Payt, la persona con los conocimientos más relevantes decide. Y sobre todo, lo hacemos juntos. Así que con gran dolor en mi corazón dejamos pasar esta oportunidad. Es más importante mantener el equipo unido y trabajar en buena armonía. Ninguna nueva fuerza importante puede hacer nada al respecto.

¿Y qué ocurre después que me sorprende? A las 24 horas de tomar tan dolorosa decisión, una desarrolladora llama y pregunta si puede unirse a nuestro equipo de desarrollo. Tiene tres años de experiencia y dice que, obviamente, está lejos de ser una senior, pero cree que puede crecer mucho con nosotros. La contratamos en sólo dos días. Es una maravilla.

Illustration of: Today at Payt
Cultura empresarial: el gatekeeper
En esta serie de blogs, quiero ofrecerle un vistazo a un día en Payt. ¿Cómo enfocamos las cosas y cómo resolvemos los problemas? Esto forma parte de la cultura de la empresa. En este blog podrá leer sobre lo que consideramos importante a la hora de contratar a un nuevo empleado.
Cultura empresarial: ir un paso más allá
En esta serie de blogs, quiero ofrecerte un vistazo a un día en Payt. ¿Cómo enfocamos las cosas y cómo resolvemos los problemas? Esto forma parte de la cultura de la empresa. En este blog, podrá leer cómo pensamos junto con nuestros clientes.
Ilustración de un calendario con un reloj
Reduzca su pila de facturas pendientes con este enfoque
A los deudores no les importan mucho los plazos de pago convencionales de 30 o 60 días, sino que utilizan sus propios plazos de pago internos. Sin embargo, ¡Un término de pago inusual es más notable!